martes, 21 de febrero de 2012

Un niño quiere ser una niña



Controversia en Inglaterra por tratar a un niño de cinco años con el "Trastorno de Identidad de Género".

Desde los tres años el pequeño insistía en llevar ropa de niña.

Zach Avery es un niño inglés de cinco años que quiere ser una "niña". Lo que en principio resultaba un tema gracioso se ha convertido en una "enfermedad", ya que Avery es uno de los pacientes más jóvenes diagnosticados con el "Trastorno de Identidad de Género".

Desde que tenía tres años, el pequeño ha "insistido" en llevar ropa que suelen utilizar las niñas. La madre de Avery, explicaba que su hijo era un niño "normal" al que le gustaba ver los dibujos de Thomas y sus amigos, pero pronto se comenzó a obsesionar con Dora la exploradora, un programa de televisión que, según ella, está dedicado a las chicas. "Vino a mí un día cuando tenía tres años y me dijo: 'Mami, soy una niña'. Asumí que sólo estaba pasando una fase y no le di importancia", afirma la madre. "A partir de ahí el asunto se volvió más grave y Zach se enfadada si alguien se refería a él como a un chico. Solía llorar e intentar cortarse su pene debido a la frustración que sentía".

Al principio, los padres de Zach creyeron que el niño padecía autismo, pero varios meses después un psicólogo infantil lo diagnosticó con El Trastorno de Identidad de Género.

El pequeño asiste a una escuela primaria donde los baños han sido cambiados de manera que ahora son mixtos, en solidaridad con su situación. La madre de Zach afirma que su niño lleva uniforme de chica y botas negras con decoraciones en rosa. "Hemos explicado a los otros niños del colegio que 'Zachy' tiene cuerpo de niño pero cerebro de niña. Decimos que Zach es más feliz siendo chica que chico, pero los otros niños ni se inmutan".

Mermaids, una organización que apoya a niños en esta situación y a sus padres, admite que el caso de Zach no es el primero en un niño de su edad. "Hay que recalcar que no todos los casos de este trastorno están relacionados con la transexualidad", admiten desde Mermaids.

El pequeño de cuatro años ha sido referido a la Tavistock and Patman Foundation Trust, una clínica especializada. Solamente siete niños más pequeños de cinco años fueron diagnosticados el año pasado con este síndrome de los 165 menores de 18 años que lo padecieron hasta ahora, según afirma un portavoz.